El reciente regreso a clases presenciales en el nivel primaria se ha traducido en un significativo gasto en las familias juarenses.

La cuesta de enero se ha alargado en las casas con un promedio de alrededor de $3,000 en gastos pesos por niño que han sido invertidos en la compra de uniformes, cubre bocas, mochilas, zapatos y material desinfectante para el regreso a clases presenciales en época de COVID-19.

Los alumnos de educación básica regresaron luego de dos meses de interrupción de las clases desde el año 2021.

El gasto en promedio por sólo los materiales básicos de higiene y desinfección es de $300 pesos.

Por Mariana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.