Nuestra vecina ciudad El Paso, Texas llegó a un acuerdo judicial con la familia de Erik Emmanuel Salas Sánchez por 1.2 millones de dólares. Erik era un joven de origen mexicano que murió el 29 de abril de 2015 luego de recibir una serie de disparos en la espalda por parte de la policía de EP.

La policía respondió a un llamado de emergencia relacionada con un posible robo en la casa de la familia Salas, la policía argumentó que los disparos emitidos contra el joven sucedieron luego de que este los amenazara. Sin embargo la autopsia reveló que los tres disparos que recibió fueron por la espalda.

“Estamos aquí porque el Departamento de Policía de El Paso aceptó que hicieron algo fuera de la ley… Ellos entraron a mi casa y no pidieron permiso para entrar, después le dispararon a mi hijo enfrente de mí, de mi hija, de mi nieto, sin ninguna razón”, declaró Celia Sánchez, madre del joven durante una conferencia de prensa.

Además aseguró que su hijo no había cometido el delito del cual lo estaban acusando: robo y el joven no opuso resistencia.

“Ojalá y esto sirva para nadie vuelva a pasar por este dolor tan grande, jamás volveremos a ser los mismos, tenemos que aprender a vivir con ello”, dijo la madre de Erik.

Erik tenía 22 años de edad cuando le dispararon, quitándole la vida, la familia presentó una demanda y hubo una resolución de otorgar 1.2 millones de dólares por los daños ocasionados sin embargo los policías involucrados en el caso no han enfrentado ningún cargo.

Por Mariana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.