El Gobierno mexicano ha registrado al tercer trimestre del 2022, 229 feminicidios. Al hablar de feminicidio nos referimos a homicidios de mujeres cuya motivación principal fue razón de género. La palabra «feminicidio» comenzó a popularizarse en México en la década de 1990, después del hallazgo de cadáveres violentados de mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez. Desde entonces, el concepto de homicidio de mujeres por razones de género pasó a formar parte del marco legal, pero no fue hasta el año 2012 cuando el término se añadió al Código Penal Federal. 

El año 2021 fue el año históricamente con el mayor número de feminicidios registrados en el país, 1004 feminicidios. La emergencia sanitaria por COVID-19 registró una alza en la violencia doméstica a las mujeres, las autoridades han reconocido que la violencia familiar es la antesala del feminicidio.

En enero de este 2022 fueron asesinadas a nivel nacional 292 mujeres, entre niñas, adolescentes y adultas, de las cuales sólo 75 casos se investigan como feminicidio.

Además continúan a la alza las desapariciones de mujeres, muchas de las mujeres no localizadas terminan siendo un caso de feminicidio. El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) refirió que, de acuerdo con información de las fiscalías: de enero a diciembre de 2021 se registraron desapariciones de 10, 032 mujeres y de ellas 2,281 continúan desaparecidas, y la mayoría son menores de edad.

Los estados de la república que registran la mayor cantidad de casos son el Estado de México, Veracruz y Nuevo León.

En el 2021, los registros de feminicidios en México dieron como resultado cifras escalofriantes: cada día son asesinadas entre 2 y 3 mujeres, mientras que el gobierno mexicano dice lo contrario que los feminicidios están a la baja, comparados con el año 2021. A pesar de que el gobierno al parecer maquilla los datos, colectivos feministas mexicanos denuncian que el sesgo en la tipificación del delito de feminicidio impide que la gran mayoría de asesinatos contra mujeres se investiguen y se juzguen como tal, lo que implica que la estadística sea una imagen alejada de la realidad. 

Las procuradurías y fiscalías estatales reciben órdenes para tratar los feminicidios como homicidios dolosos o culposos para de esta forma hacer que la estadística de feminicidio sea menor.

El presidente Andrés Manuel López obrador no reconoce al movimiento feminista como un actor social importante en el escenario actual y ha llegado a decir que la violencia machista es cosa del «neoliberalismo».

Por Mariana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.